Deficiencia Energética en Deportistas: El Impacto en la Salud y el Rendimiento

13

La tríada de la atleta femenina, ahora conocida como el síndrome de la deficiencia energética relativa en el deporte (RED-S por sus siglas en inglés), es un problema de salud que afecta tanto a deportistas femeninas como masculinos. 

¿Qué es la deficiencia energética?

Se refiere a la deficiencia energética, una situación en la que el consumo de energía es insuficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo, bien porque la ingesta es reducida o el gasto energético muy elevado. Este desajuste tiene consecuencias significativas tanto en la salud como en el rendimiento deportivo

Las causas de la deficiencia energética pueden ser diversas y ocurrir tanto de forma consciente o intencionada, pero también de manera inconsciente. Ejemplos:

  • Consciente: ingesta desordenada que puede estar compuesta por ayunos, restricciones, purgas o casos de trastornos de la conducta alimentaria..
  • Inconsciente: cuando se produce un incremento considerable de la carga deportiva sin realizar modificaciones en la dieta 

Principales consecuencias sobre la salud:

Por lo general la amenorrea (ausencia de menstruación) o las disfunciones menstruales solo son la “punta del iceberg” pero las consecuencias en la salud van mucho más allá.

  • Las mujeres con alteraciones en el ciclo menstrual presentan con mayor frecuencia problemas óseos:
    • Baja densidad mineral ósea
    • Marcadores de recambio óseo alterado
    • Mayor riesgo de fracturas por estrés…
  • La presencia de bajos niveles de estrógenos no sólo tiene consecuencias a nivel óseo sino también a nivel cardiovascular ya que estas hormonas tienen efectos cardioprotectores pudiendo producir:
    • Cambios en los factores de coagulación
    • Alteraciones de los lípidos sanguíneos: niveles elevados de colesterol, LDL y ApoB
    • Incremento del estrés oxidativo
  • También es común que aparezcan alteraciones digestivas como:
    • Estreñimiento y/o sensación de vaciado incompleto
    • Vaciado gástrico retardado, 
    • Sensación de plenitud continua
  • Las alteraciones de la salud mental pueden ser tanto la causa como consecuencia. Los niveles de  serotonina y dopamina intervienen en el estado de ánimo y la capacidad cognitiva y si las hormonas que regulan las señales de hambre y saciedad no funcionan correctamente se puede dar un mayor riesgo de sufrir atracones o trastornos de la conducta alimentaria.
  • A nivel endocrino se observan alteraciones en el metabolismo basal, en las hormonas tiroideas, sexuales, en los niveles de cortisol, glucosa, leptina…
  • El sistema inmune también se ve debilitado por lo que existe mayor riesgo de sufrir infecciones, resfriados y otras enfermedades.

Principales consecuencias sobre el rendimiento:

Dado que la deficiencia energética afecta la salud, inevitablemente impacta el rendimiento deportivo, ya sea de manera inmediata o a largo plazo.

  • Es habitual que se produzca un mayor riesgo de lesiones, en particular, fracturas por estrés y problemas en las articulaciones, además de un mayor riesgo de enfermarse con resfriados y otras afecciones.
  • Peor recuperación y mayor acumulación de fatiga debido a una respuesta inflamatoria exagerada después del ejercicio y una capacidad reducida para reparar los tejidos dañados. Esto afecta a las rutinas de entrenamiento y dificulta las progresiones en el ámbito deportivo 
  • Además, la capacidad para utilizar fuentes de energía se ve afectada, lo que dificulta la realización de actividades de alta intensidad. También experimentan una disminución en la fuerza y la resistencia.
  • Las adaptaciones al ejercicio, que son esenciales para mejorar el rendimiento, no se producen adecuadamente.
  • El catabolismo está en aumento, lo que hace que sea difícil ganar masa muscular y mejorar la composición corporal.
  • Los problemas gastrointestinales a menudo dificultan la nutrición adecuada antes y durante y después de la práctica deportiva.
  • A nivel psicológico, se ven perjudicadas la coordinación, la concentración, se presenta mayor irritabilidad y apatía entre otros síntomas, también tienen un impacto negativo en el rendimiento deportivo.

La deficiencia energética es frecuente entre personas deportistas, tanto profesionales como amateur y fácilmente evitable con unas pautas de alimentación adecuadas.

Hoy al teclado Valeria Freijedo, dietista-nutricionista deportiva de Arela Saúde quien te podrá ayudar a mejorar tu salud y/o rendimiento deportivo.

A través de este enlace puedes pedir cita con ella : https://arelasaude.com/pedir-cita/